El presidente Luis Abinader recibió en el Palacio Nacional al jefe de la Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA), Eladio Loizaga. En la reunión estuvieron presentes el canciller Roberto Álvarez y el presidente del Partido Revolucionario Moderno (PRM), José Ignacio Paliza.

Tras la reunión, Eladio Loizaga habló con los periodistas y compartió que se discutieron los detalles de los trabajos que la misión ha llevado a cabo en las semanas previas a las elecciones municipales en la República Dominicana. Destacó el énfasis en la colaboración con expertos en diversas áreas, como tecnología, financiamiento político y participación femenina. También mencionó el diálogo sostenido con el Supremo Tribunal Electoral y el Consejo Electoral para comprender plenamente el proceso electoral.

Loizaga subrayó el carácter observador de la misión, enfatizando su objetivo de presenciar el proceso electoral de manera imparcial y respetuosa de la Constitución y las leyes electorales del país. Aclaró que la misión no tiene un papel de intervención ni busca reemplazar a ningún órgano electoral, sino que pretende aportar con un análisis objetivo que se plasmará en un informe exhaustivo después de las elecciones, incluyendo recomendaciones y aspectos positivos del proceso.

El jefe de la Misión de Observación Electoral de la OEA informó que la misión está compuesta por 26 observadores de seis nacionalidades, desplegados en todo el territorio dominicano para cubrir las áreas más relevantes del proceso electoral. Además, anunció que los observadores visitarán los centros de votación el día de las elecciones para verificar de cerca la transparencia y el desarrollo pacífico del proceso.

Loizaga hizo un llamado a la población dominicana para que ejerza su derecho al voto, destacando la importancia de la participación ciudadana en el fortalecimiento de la democracia y la garantía de la representatividad de las instituciones. Reafirmó el compromiso de la misión con la imparcialidad y la objetividad en su labor de observación, asegurando su independencia de cualquier influencia política o externa.

¡Forma parte de la conversación!