Esa es la historia de Juana Loriano (Nombre ficticio), una joven de 16 años que residen en el campo, de un campo en San Juan. Hasta ese lugar se embarcó 7 Segundos hacia el Distrito Municipal de Batista, perteneciente al municipio de El Cercado en la provincia de San Juan.

Con la intención de conocer y compartir la historia conmovedora de Juana Loriano (nombre ficticio utilizado para proteger su identidad), una madre de 16 años, viviendo con un hombre de 22 con sus dos hijos mellizos.

Juana nos abrió su corazón y compartió su desgarradora experiencia. Nos contó que tuvo que renunciar a su educación regular para hacer frente a las responsabilidades de cuidar a sus dos hijos. Juana luchará por cumplir su sueño de estudiar enfermería. A pesar de no ser aceptada en la escuela de la comunidad, ella continúa estudiando de manera semanal.

La vida de Juana y sus razones

Toma la decisión de estudiar solo los fines de semana, según nos cuenta, pro la falta de apoyo para cuidar a sus pequeños, mientras ella asistía a la escuela durante la semana. No tiene quién le ayude a cuidar los niños, tampoco hay centros de de cuidado ni guarderías en la zona dónde reside; pero no se detiene allí, las dificultades de Juana están limitadas a la educación.

En el ámbito económico, enfrenta desafíos abrumadores. Compartió que a menudo no tienen suficiente comida para su familia, que se dirige hacia otro pueblo dónde le regalan leche para sus hijos. La pareja de Juana trabaja en la agricultura, dónde gana RD$300 pesos al día, lo que se hace insuficiente para cubrir con todas las necesidades de su hogar.

La historia de Loriano, con apenas 16 años y dos niños, muestra las luchas de muchas personas (Específicamente mujeres), en comunidades rurales alrededor del país; espacios donde las limitaciones económicas, poca orientación y falta de apoyo pueden impactar gravemente la vida de nuestros jóvenes. Y, no solo nuestros jóvenes, si no también sus hijos. Un ciclo que parece repetirse sin pausa, pero con multiplicación constante.

Ella aspira a convertirse en enfermera, un camino que considera como su vocación y su forma de hacer una diferencia en la vida de los demás. Su motivación están en el profundo deseo de ayudar los niños que enfrentan complicaciones de asma y otras afecciones respiratorias, como es el caso de sus propios hijos.

Realidad de República Dominicana

El embarazo en la adolescencia es un mal que se viene arrastrando en en el país caribeño, para el año 2019 un 20.4% de las jóvenes entre 15 y 19 años estaban embarazadas.

Un 45,9% de las jóvenes que han sido madres entre los 15 y los 19 asiste a la escuela o universidad, frente al 89,8% de las que nunca han dado a luz.

Según un estudio realizado por el UNFPA en 2018, el costo asociado al embarazo en la adolescencia y la maternidad temprana en la República Dominicana ascendió a más de 222 millones de euros en ese año, lo que representó el 0,29% del Producto Interno Bruto (PIB). Este cálculo se basa en la suma de los gastos relacionados con la atención médica, así como el costo derivado de una menor educación y las dificultades en la inserción laboral de las jóvenes madres. Es importante destacar que, cuando estas jóvenes logran encontrar empleo, suelen ganar un 20,4% menos en promedio que aquellas que se convierten en madres en la edad adulta.

Las jóvenes de 15 a 19 años que quedan embarazadas enfrentan un mayor riesgo de experimentar complicaciones durante el embarazo y el parto, que son las principales causas de mortalidad en esta franja de edad en todo el mundo, según advierte el UNFPA.

¡Forma parte de la conversación!