Ayer se conmemoró el Día Internacional del Oso Polar, y este año trae preocupantes noticias para estos majestuosos mamíferos, cuya población se había mantenido estable gracias a un tratado internacional firmado en 1973 para regular su caza.

¿Podrían los osos polares enfrentar la desaparición anticipada del hielo marino? Esto es lo que han investigado científicos estadounidenses y canadienses ante la amenaza del cambio climático. Según un artículo publicado en la revista Nature Communications titulado «Estrategias energéticas y de comportamiento del oso polar en tierra con implicaciones para sobrevivir al período sin hielo», los osos polares, ya considerados una especie vulnerable, tendrían dificultades para encontrar suficiente alimento en tierra si su hábitat polar desapareciera.

Con la disminución del hielo marino debido al cambio climático, la capa de hielo en el Polo Norte, conocida como la banquisa, podría desaparecer para 2030. Esto representa una amenaza particularmente grave para los osos polares, que durante el invierno se alimentan de focas en esta capa de hielo para acumular reservas de grasa.

Durante un estudio que duró cuatro años, un grupo de científicos monitoreó el peso de 20 osos polares en el estado de Manitoba, en el noreste de Canadá, entre agosto y septiembre, cuando los osos buscan alimento en tierra durante el verano ártico.

«Los osos se alimentaron de bayas, vegetación, aves, huesos, astas, focas y belugas», observaron los investigadores. Sin embargo, esta dieta no fue suficiente para compensar su gasto energético diario: «19 de los 20 osos perdieron peso, entre 0.4kg y 1.7kg por día», destacaron.

Los científicos advierten sobre el «riesgo de inanición» que enfrentan los osos polares, especialmente los subadultos, con el aumento previsto en el tiempo que pasan en tierra. Es decir, a medida que se prolonga el período sin hielo en verano, los osos polares pierden más peso. La desaparición de la banquisa podría ser devastadora para los aproximadamente 25,000 osos polares en una amplia región del Ártico.

El período sin hielo en el oeste de la bahía de Hudson, Canadá, ha aumentado de tres semanas entre 1979 y 2015. Ahora, los osos pasan un promedio de 130 días en tierra, en comparación con los 100 o 110 días anteriores, y es probable que esta cifra aumente entre cinco y diez días por década, según Anthony Pagano, uno de los autores del estudio.

¡Forma parte de la conversación!