7 SEGUNDOS, REINO UNIDO.- El historiador romano Dion Casio, del siglo III d.C., relata que cuando un hombre atractivo se dirigió al emperador Heliogábolo como «mi señor emperador», este le respondió: «No me llames señor, soy una dama».

A lo largo de los siglos, la identidad sexual de quien estuvo al mando de uno de los imperios más poderosos de la antigüedad ha sido objeto de curiosidad y estudio. Ahora, el Museo de North Hertfordshire en el Reino Unido ha anunciado que su exposición sobre Heliogábolo la reconocerá como una mujer trans, utilizando pronombres femeninos para referirse a ella.

Según un portavoz del museo, ser respetuoso al identificar pronombres de personas del pasado es un acto de cortesía. La colección del museo incluye una moneda con el rostro del joven emperador. Además, se consultó a la organización benéfica LGBTQ+ Stonewall para asegurar que las exhibiciones, la publicidad y las charlas sean inclusivas.

Marco Aurelio Antonino, también conocido como Heliogábolo, gobernó el Imperio romano durante cuatro años, desde el 218 d.C. hasta su asesinato a los 18 años en el 222 d.C. Su reputación de ser promiscuo lo convirtió en una figura inmensamente controvertida.

Opinión de otros historiadores

Dion Casio, contemporáneo de Heliogábolo y también senador e historiador, escribió en sus crónicas históricas que el emperador estuvo casado cinco veces, cuatro con mujeres y una vez con Hiercoles, un exesclavo y auriga.

Dion relata que el emperador fue otorgado en matrimonio y llamado esposa, amante y reina. Aunque algunos historiadores contemporáneos son hostiles hacia Heliogábolo, la falta de evidencia directa de sus propias palabras deja espacio para la interpretación.

Shushma Malik, profesor de la Universidad de Cambridge, sugiere que las referencias a su uso de maquillaje y pelucas podrían haber sido escritas para socavar su imagen impopular.

Sin embargo, el concejal Keith Hoskins argumenta que textos como el de Dion proporcionan evidencia de que Heliogábolo prefería el pronombre ‘ella’, y este reconocimiento contemporáneo refleja esa preferencia.

¡Forma parte de la conversación!