La administración del presidente de Argentina, Javier Milei, se encuentra en una situación de crisis grave después de no obtener los votos necesarios para la aprobación de su principal proyecto, la ‘ley omnibus’, en la Cámara de Diputados.

Milei expresó su frustración utilizando términos como «personas deshonestas», «seres irracionales», «desleales» y «élite empobrecedora» para referirse a los diputados tras el fracaso de la ley. Esta legislación tenía como objetivo transformar radicalmente el país mediante políticas libertarias en los ámbitos económico, político y social, pero se encontró con la oposición del Poder Legislativo.

Además, compartió y respaldó publicaciones en redes sociales que acusaban a los gobernadores de rechazar la ley debido a sus supuestos vínculos con el «narcotráfico y la trata de personas», e incluso se refirió a un grupo de legisladores como «aliados del peronismo».

También divulgó los nombres de los diputados que rechazaron ciertos artículos de la ley, denominándolos «leales» y «traidores» que supuestamente aprovecharon su posición para beneficio personal.

Desde Israel, donde se encuentra de gira, Milei continuó con su discurso confrontacional, comparando a los opositores con «bestias» que celebraron el default de la deuda externa en 2001.

Estas acciones del presidente argentino, que incluyeron amenazas de recortes presupuestarios a los gobernadores que no respaldaran su proyecto, afectaron las negociaciones y debilitaron las posibilidades de avance de la ley en el Congreso.

¡Forma parte de la conversación!