El tribunal constitucional de Ecuador ha tomado una decisión trascendental al despenalizar la eutanasia en el país, convirtiéndose así en el segundo país de América Latina en hacerlo después de Colombia. Esta medida histórica se tomó con una votación de siete votos a favor y dos en contra, permitiendo que los médicos asistan a pacientes que deseen poner fin a su vida en circunstancias específicas.

La demanda que desencadenó este fallo fue presentada por una mujer ecuatoriana que sufría de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad neurológica debilitante. En noviembre, esta mujer expresó ante el tribunal sus experiencias de dolor, soledad y sufrimiento, expresando su deseo de descansar en paz.

La Iglesia Católica Romana, que cuenta con una gran influencia en Ecuador, sigue oponiéndose firmemente a la eutanasia, pero el tribunal ha establecido que el delito de homicidio ya no se aplicará a los médicos que ayuden a preservar el derecho a una muerte digna.

Paola Roldán, la demandante, se convirtió en un símbolo de esta lucha por los derechos humanos en Ecuador. Aunque su familia tiene sentimientos encontrados debido a la situación, consideran que este fallo representa un paso hacia una sociedad más acogedora, libre y digna.

Ahora, el Congreso ecuatoriano deberá redactar y aprobar un proyecto de ley sobre la eutanasia, un proceso que podría llevar varios meses. Sin embargo, el abogado de Roldán argumenta que la sentencia del tribunal es aplicable de inmediato. Este acontecimiento marca un hito importante en el debate sobre los derechos de los pacientes y el derecho a una muerte digna en Ecuador.

¡Forma parte de la conversación!