El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de cáncer a nivel global. Es un factor de riesgo en 14 tipos de tumores y es responsable del 20% de las muertes por cáncer en general y del 70% de las muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundidos en el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra hoy, hay 1.300 millones de consumidores de tabaco en el mundo.

El tabaco mata alrededor de ocho millones de personas cada año, de las cuales más de siete millones son fumadores activos y más de un millón son no fumadores expuestos al humo de tabaco.

La OMS advierte que los fumadores tienen una esperanza de vida al menos diez años menor que los no fumadores y que el tabaco es el único producto de consumo legal que mata a la mitad de sus usuarios cuando se utiliza tal como lo indica el fabricante.

Los expertos comentan

Expertos subrayan que los cigarrillos electrónicos, lejos de ser una ayuda, pueden inducir a la adicción desde edades tempranas. Aunque se ha popularizado la idea de que los cigarrillos electrónicos o vapeadores son una opción inofensiva o una alternativa para dejar de fumar, la evidencia científica demuestra lo contrario, según la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

“Mediante una campaña publicitaria dirigida a los jóvenes, los vapeadores han ganado popularidad como opción para dejar de fumar, pero están diseñados para imitar productos atractivos, con sabores llamativos, y rápidamente se han convertido en un problema de salud”, señalaron desde la FAC. Según la OMS, los niños y adolescentes que usan cigarrillos electrónicos tienen el doble de probabilidades de fumar cigarrillos en el futuro.

Encuestadora nacional y otros países

Datos de la Cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2018) en Argentina muestran que el 1,1% de los adultos y el 7,1% de los jóvenes de 13 a 15 años consumen cigarrillos electrónicos. En los Estados Unidos, más de 12 millones de adultos usan cigarrillos electrónicos, con las tasas más altas entre los 18 y 24 años.

La especialista de la FAC Cecilia Cortes advierte que estamos ante una nueva epidemia, la del vapeo, que afecta tanto a los usuarios como a su entorno, similar a los cigarrillos convencionales. Las lesiones pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos (EVALI) han llevado incluso a la necesidad de trasplantes de pulmón en algunos casos.

La costumbre y el efecto en los jóvenes

Desde 2019, en Argentina, un joven de 30 años fue internado en terapia intensiva por los daños causados por un vapeador. Los síntomas de EVALI incluyen tos, falta de aire, palpitaciones, dolor en el pecho o abdomen, fiebre, diarrea, náuseas y vómitos. Ante estos síntomas, se recomienda consultar a un centro de salud.

Los líquidos de los vapeadores contienen componentes tóxicos como el acetato de vitamina E, productos químicos, vapores y metales como el níquel, estaño y aluminio, que se convierten en aerosol al calentarse. Además, las baterías de los cigarrillos electrónicos pueden explotar, y las sustancias saborizantes pueden ser peligrosas para los niños pequeños.

Aunque en Argentina su comercialización está prohibida por la ANMAT desde 2011, los cigarrillos electrónicos o vapeadores son de fácil acceso. Es importante que los padres hablen con sus hijos sobre los riesgos de estos dispositivos.

Si bien se promovieron como una ayuda para dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos pueden causar adicción y tienen varios efectos negativos compartidos con los cigarrillos convencionales, como adicción a la nicotina, mayor probabilidad de empezar a fumar cigarrillos convencionales, ansiedad, depresión, problemas de memoria, neuroinflamación, impotencia, insomnio, exposición a sustancias cancerígenas, bronquitis crónica, daño pulmonar, inmunodepresión, riesgo de explosión de baterías y intoxicación en niños pequeños.

¡Forma parte de la conversación!