EDITORIAL, 7 SEGUNDOS.- La nueva es que Tekashi (@6ix9ine) anda preso por presuntamente agredir al productor musical Nelson Hilario y el rumor que el rapero golpea la dominicana.

Un poco de contexto, 6ix9ine se establece en el país luego de juntarse con Yailin (@yailinlamasviralreal), quién se habría separado de Anuel (Rival de Tekashi) en medio de su embarazo, y quienes ademas entre 2022-23 absorbieron la farándula.

Pero ¿por qué? ¿Qué representa esta joven de 21 años para la sociedad dominicana?

Una parte sustancial celebró sus ‘amores’ con Anuel (@anuel) como un logro, que esa se constituía en «la oportunidad de avanzar». Reforzando el criterio de que la mujer se casa para mejoría y la normalización del chapeo.

Más la historia de AA y Yailin se convierte en el chisme de novela que cautiva el país con cada capítulo. Narrativa que mantiene titulares por meses, interacciones, aplausos y la atención de un grupo sustancial de dominicanos.

Hoy Tekashi entra en un proceso judicial, tal segunda temporada de una serie de Netflix; con aplausos de jóvenes que lo ven como un ídolo en las afueras del hotel que se escondía; más el paño tibio de «denle una oportunidad, es un buen muchacho».

Sobre esa hipocresía social construimos pilares de una generación que cada día se hace más grande

Yailin es la cara de miles de adolescentes que usan su cuerpo para «conseguir lo que quieren», Tekashi es la cara de miles de jóvenes que ven el maleanteo como un objetivo en la vida.

¡Dominicanos! Involucionar socialmente es una orden que nos corresponde a los Millennials, así como hemos redefinido las normas de “no usar corbata” y hacer “romance de la vida nómada”, también nos toca guiar una generación que crece con poca formación social definida.

El creer que nunca vamos a envejecer nos ha hecho daño, somos los hombres y mujeres; nos toca tomar riendas del mundo, ciudad o país que estemos.

Si seguimos dando cancha abierta a las Yailin y los Tekashi, solo nos quedará la queja en un comentario y el aislamiento constante, ignorando que ellos, aunque no nos guste, se siguen convirtiendo en la norma. Yailin es una muestra social de nuestral realidad

Euric Santi (@EuricSanti) para 7 Segundos.

¡Forma parte de la conversación!