En un viaje que prometía ser una experiencia única al recorrer más de 60 países en 9 meses, el crucero de Royal Caribbean se ha convertido en el epicentro de polémicas, intrigas y situaciones inesperadas que mantienen a los pasajeros en vilo.

Brujina, una joven viajera, compartió en la plataforma X detalles sorprendentes sobre este crucero que inició el pasado 10 de diciembre. Aunque solo han transcurrido tres semanas desde el comienzo, el viaje ya ha estado plagado de eventos dignos de una novela.

Desde el inicio, la controversia rodeó a la venta de paquetes, ya que inicialmente solo se ofrecían opciones de 9 meses y 7 continentes. Sin embargo, ante la falta de ventas, la naviera liberó paquetes más cortos, desatando la furia de aquellos que se vieron obligados a comprar el itinerario completo.

Las diferencias de trato entre quienes adquirieron el viaje completo y quienes optaron por una experiencia más corta generaron tensiones a bordo. Los primeros se beneficiaron de invitaciones a reuniones exclusivas y tomas de decisiones, lo que avivó las llamas de la desigualdad entre los pasajeros.

Con espacio limitado en las cabinas, las tensiones aumentaron, llevando a peleas entre familiares y desconocidos. Algunos pasajeros comenzaron a documentar sus experiencias en cuentas de TikTok, destacando situaciones insólitas y relaciones complicadas.

Un caso peculiar fue el de una pareja que decoró su puerta con una piña, desatando especulaciones sobre su participación en prácticas swinger. Aunque la pareja negó estas acusaciones, otros viajeros afirmaron haber visto la señal en otras puertas del crucero.

La situación llegó a tal punto que una tiktoker indignada creó un bingo de posibles eventos, desde cambios de almohadas hasta abandonos en puertos. Joe, uno de los pasajeros, informó que un hombre tuvo que dejar el crucero después de lesionarse la espalda en Aruba, marcando uno de los eventos inesperados del viaje.

A pesar de las controversias, el crucero también ha generado la formación de grupos de amigos cercanos, especialmente entre aquellos que comparten el sentimiento de ser tratados de manera desigual. Además, un brote de COVID-19 alrededor de las dos semanas de viaje ha mantenido a los pasajeros en alerta, aunque por suerte no se extendió significativamente.

Con cada día que pasa, el crucero de Royal Caribbean se convierte en un escenario de emociones intensas, prometiendo seguir siendo noticia mientras los viajeros navegan a través de este peculiar viaje de nueve meses por el mundo.

¡Forma parte de la conversación!