El jueves se conmemora el Día Mundial del Braille, sistema de escritura para personas no videntes creado por Louis Braille, cuyo natalicio fue el 4 de enero. Esta celebración, establecida por la ONU en 2019, busca concienciar sobre la importancia del Braille como apoyo para personas con discapacidad visual.

Louis Braille, quien perdió la vista a temprana edad, desarrolló el Braille como respuesta a las limitaciones de otros métodos existentes, como el de letras en relieve aprendido en el Real Instituto para la Juventud Ciega. Posteriormente, se inspiró en un sistema militar de puntos y guiones utilizado en la oscuridad durante la guerra, pero mejoró el diseño para crear un sistema más completo y accesible.

En 1824, Braille presentó su sistema de escritura basado en puntos más pequeños que permitían identificar letras o números con un solo toque. Utilizó una rejilla plana y una lezna, el mismo objeto que causó la herida que le provocó la pérdida de la visión en la infancia.

Louis Braille, nacido en 1809 cerca de París, demostró desde joven una curiosidad innata. A los tres años, un accidente en el taller de su padre lo llevó a perder la vista. A pesar de esta dificultad, ingresó a la escuela a los cinco años y más tarde recibió una beca para el Real Instituto para la Juventud Ciega, donde desarrolló su revolucionario sistema de escritura.

Braille falleció en París el 6 de enero de 1852, a los 43 años, a causa de la tuberculosis. Su legado perdura, y el Día Mundial del Braille conmemora su contribución invaluable a la accesibilidad para las personas no videntes.

¡Forma parte de la conversación!