En Brasil, se registró un caso inusual cuando un ladrón robó el celular de una joven estudiante de medicina en Paraná. Después de revisar las fotos de la galería, el ladrón y sus cómplices decidieron exponer al novio de la chica por violencia y agresión en las redes sociales.

Los sospechosos ingresaron a la cuenta de Instagram de la joven, llamada Laura Zaffari, y publicaron fotos de ella con marcas en el cuerpo, junto con el nombre del presunto agresor, Kelvin Machulek, un cantante de música country.

En una inesperada vuelta de los acontecimientos, los ladrones publicaron una foto de Kelvin en las Historias de Instagram y lo calificaron como «un pedazo de basura que golpea a las mujeres».

La madre de Laura, Lucimar Zaffari, respondió en redes sociales indicando que las imágenes publicadas por los ladrones eran fotos editadas y que estaban tomando medidas al respecto. Posteriormente, los sospechosos compartieron copias de los mensajes enviados a la madre de Laura, afirmando que estaban intentando salvar a la joven de posibles agresiones.

En uno de los mensajes compartidos, la madre le pide al novio de Laura que «admita que la golpea» y que deje de decir que está loca. Los sospechosos del robo afirman que no son ladrones, sino piratas informáticos, y han creado una página de Instagram llamada «Unlocker Justice» donde denuncian casos de agresiones.

La madre reafirmó que los sospechosos son ladrones y que la policía los está buscando. Este caso destaca la peculiaridad de cómo el robo de un celular se convirtió en una exposición pública de presunta violencia doméstica.

¡Forma parte de la conversación!