Santiago.- A menos de una semana del robo a la sucursal del Reservas, la Fiscalía de Santiago solicitó a la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente, que imponga la prisión preventiva y que declare complejo el proceso contra seis de los asaltantes, que cometieron el hecho huyendo con dinero en efectivo.

En el acontecimiento tres personas resultaron heridas de balas, por lo que la Policía Nacional logró identificar, perseguir y arrestar a seis miembros de la organización criminal, a quienes les imputa delitos por asociación de malhechores, robo agravado, tentativa de homicidio y el uso de armas de fuego.

Los imputados son: Danny Manuel Pimentel de la Cruz, Willmi Pie (ciudadano haitiano), Joel Fontanilla García (Victorino y/o Victoriano), Carlos Rafael Rodríguez Báez (Carlitos), Gregorio Núñez Polanco (Niño Pepe) y Jairo de Jesús Estévez Rodríguez, así como Gerardo Antonio Ramírez García (el Tuerto) y Yenrry Manuel González García, estos dos últimos prófugos.

La narrativa de los hechos con base en la investigación, detalla que los peritos de los organismos que colaboran en las pesquisas junto a la Fiscalía, han analizado evidencias materiales, imágenes de las cámaras de videovigilancia, así como el perfil criminal de los implicados, quienes se conformaron en organización y planificaron los hechos, previendo para ello, la compra de armas de fuego cortas y largas de alto calibre, pasamontañas, gorras, manojos de tie wrap (Tairrá), guantes negros desechables, chalecos antibalas y bultos.

La Fiscalía, entre otros elementos, tiene en su poder un fusil calibre 223 y múltiples cápsulas ocupadas a los detenidos; en tanto que, también, ha logrado recuperar 1.5 millones de pesos en efectivo que fueron sustraídos de la sucursal bancaria.

El órgano persecutor sostiene que los imputados se reunieron semanas previas al hecho y planificaron dirigirse a la entidad financiera, ubicada en el Supermercado La Fuente Fun, en la avenida Antonio Guzmán Fernández esquina Francisco Augusto Lora, del sector La Barranquita.

La Fiscalía, también, tiene en su poder los vehículos que utilizaron los criminales para planificar el hecho, llegar y huir de la sucursal bancaria, dos de los cuales fueron sustraídos a conductores a quienes amenazaron en la vía pública.

Los tres ciudadanos que resultaron heridos durante la balacera que emprendieron los maleantes para evadir la persecución policial y huir, participan como víctimas y denunciantes del proceso junto a la institución bancaria.

Los hechos previamente citados constituyen una violación a los artículos 265, 266, 379, 382 y 385 del Código Penal Dominicano, que sancionan los tipos penales por asociación de malhechores y robo agravado.

Estos imputados se enfrentan a cargos por tentativa de homicidio, en violación a los artículos 2 y 295 del citado Código y por transgresión a los artículos 66 y 67 de la Ley 631-16 para el Control de Armas, Municiones y Materiales Relacionados.

¡Forma parte de la conversación!