Más de 800 ciudadanos chinos han sido devueltos a China desde Birmania como parte de una operación conjunta entre las fuerzas de seguridad de ambos países para combatir el fraude en línea y las estafas telefónicas transfronterizas, según informó la agencia Xinhua.

Esta operación, que ha tenido lugar en el último año, ha llevado al desmantelamiento de varias redes criminales que operaban en áreas fronterizas entre ambos países.

Los ciudadanos repatriados están siendo investigados por su participación en actividades delictivas como estafas telefónicas, creación de sitios web falsos y lavado de dinero.

Desde enero de 2024, las autoridades chinas han recibido a dos grupos de repatriados: 497 el 21 de febrero y más de 800 en la operación más reciente.

Con esta colaboración bilateral, más de 1,300 ciudadanos chinos han sido devueltos desde Birmania en el transcurso de este año.

La cooperación entre ambas naciones para combatir el fraude y el juego ilegal no es nueva. En 2023, se llevaron a cabo operaciones conjuntas que resultaron en la entrega de 10 presuntos líderes de bandas de fraude telefónico en enero, y se detuvieron a 44,000 sospechosos en total hasta diciembre del año anterior.

La cantidad significativa de sospechosos provenientes de Birmania se debe a la proliferación de centros de fraude en línea en zonas fronterizas después del golpe de Estado de febrero de 2021, que causó una gran inestabilidad en el país y facilitó la operación de diversas bandas del crimen organizado.

Según un informe reciente de las Naciones Unidas, al menos 120,000 personas están siendo retenidas en centros en Birmania, donde se les obliga a realizar estafas en internet. En Camboya, otro epicentro de estos delitos, se estima que hay alrededor de 100,000 personas involucradas en actividades similares.

¡Forma parte de la conversación!