El síndrome de Tourette es un trastorno neuropsiquiátrico complejo, a menudo malinterpretado, caracterizado por tics motores y vocales involuntarios que generalmente se manifiestan en la infancia y pueden variar en intensidad a lo largo de la vida.

A pesar de la creciente visibilidad del síndrome, persiste un estigma y falta de comprensión general, lo que puede dar lugar a situaciones incómodas para quienes lo padecen.

Una conductora de Uber experimentó esta incomodidad cuando, durante un viaje, tuvo un tic vocal involuntario. Sin embargo, su sorpresa fue grande cuando el pasajero, en lugar de juzgarla, optó por fingir tener también el síndrome para restarle importancia a la situación.

La conductora, al escuchar al pasajero decir que también tenía Tourette, inicialmente se sorprende y luego se relaja al sentir que no tiene que explicarse. Sin embargo, la situación toma un giro humorístico cuando ambos comienzan a simular tics motores y vocales, riéndose juntos de la situación peculiar.

El video de este curioso encuentro se volvió viral en las redes sociales, y los comentarios expresan diversidad de reacciones, desde la sorpresa hasta la risa descontrolada.

Más tarde, la conductora aclaró que el pasajero no padecía realmente el síndrome, sino que simplemente estaba tratando de hacer la situación más ligera, una actitud que ella apreció.

¡Forma parte de la conversación!