TikTok ha anunciado su decisión de impugnar legalmente la ley aprobada por el Congreso de Estados Unidos, la cual exige a ByteDance, la empresa matriz de TikTok, vender las operaciones de la red social en territorio estadounidense o enfrentar la prohibición de operar en el país.

La plataforma sostiene que esta ley es inconstitucional y planea llevar el caso a los tribunales, argumentando que ha invertido significativamente para proteger los datos de los usuarios estadounidenses y que la red social opera de manera independiente, sin interferencias externas.

TikTok advierte que una posible prohibición tendría un impacto devastador en millones de empresas en Estados Unidos y afectaría a 170 millones de usuarios que utilizan la plataforma para compartir sus experiencias y encontrar inspiración de manera segura.

A pesar de este desafío legal, TikTok asegura que continuará invirtiendo y desarrollando innovaciones para garantizar que la plataforma siga siendo un espacio seguro para que los estadounidenses compartan sus vivencias y se inspiren.

La ley otorga a ByteDance un plazo de 270 días para encontrar un comprador de nacionalidad no afiliada a países considerados como «adversarios extranjeros». Además, el presidente tiene la facultad de extender este plazo por otros 90 días.

La preocupación principal de los legisladores y funcionarios del gobierno es la posibilidad de que China acceda a información de usuarios estadounidenses a través de ByteDance y manipule la opinión pública a través de la aplicación TikTok.

A pesar de las presiones para vender la empresa, TikTok y ByteDance han declarado que no tienen planes de hacerlo, destacando la contribución económica significativa de la plataforma a la economía de Estados Unidos y la diversidad de sus inversionistas globales.

¡Forma parte de la conversación!