La Superintendencia de Bancos (SB) estará implementando un proyecto piloto de acompañamiento a las entidades de intermediación financiera, con el apoyo del Grupo Banco Mundial. Este plan piloto será a fin de clasificar las carteras crediticias, de acuerdo con los sectores y actividades establecidos en la Taxonomía Verde de la República Dominicana.

Esta iniciativa es importante debido al rol fundamental que pueden desempeñar las entidades para impulsar la transición verde de la economía del país, gracias a la canalización efectiva de recursos hacia los proyectos menos nocivos para el planeta.

A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, la SB, en colaboración con el Grupo del Banco Mundial realizó un taller sobre Taxonomía Verde y gestión de los riesgos ambientales y sociales. Al respecto, es importante resaltar que la Taxonomía Verde de la República Dominicana ha sido liderada por la Superintendencia del Mercado de Valores, con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y otras entidades, con la asistencia técnica de la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés), miembro del Grupo del Banco Mundial, con fondos de España y del programa FIAS. 

Pero, ¿Qué es la taxonomía verde?¿qué tiene que ver con los bancos?

La Taxonomía Verde es un sistema de identificación y clasificación de actividades económicas y activos que contribuyen sustancialmente al logro de los objetivos ambientales y climáticos del país. Está concebida como una herramienta que favorece la financiación de los proyectos menos nocivos o que tengan un impacto neutro sobre el planeta.

Como paso previo a la creación del proyecto piloto, la SB, con el apoyo de IFC, realizó una encuesta diagnóstica a 43 entidades supervisadas, con el fin de determinar el nivel de gestión de los riesgos climáticos, ambientales y sociales que han estado implementando las entidades y conocer la situación de las finanzas verdes en el país. 

De acuerdo con la consulta, el 88 % de las juntas directivas y/o la alta dirección reconoce que los temas ambientales y el cambio climático son relevantes y tienen un impacto financiero material positivo o negativo.

No obstante, solo el 44 % de las entidades consultadas tiene un responsable designado (comité, área o colaborador) de implementar acciones de gestión ambiental y el 32 % cuenta con una política que incorpore de forma explícita los temas climáticos en la planificación estratégica, los modelos de negocio, la planificación financiera y otros procesos.

¡Forma parte de la conversación!