El Estadio Olímpico Félix Sánchez está experimentando su renovación más significativa en más de veinte años, en preparación para la Copa Mundial de Fútbol Femenino Sub-17 y los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC). A solo cinco meses del inicio del torneo de fútbol, se han removido todas las butacas de las gradas y las luces de las torres. Las obras, supervisadas por el Ministerio de la Vivienda y Edificaciones (Mived), comenzaron el 24 de abril y actualmente involucran a decenas de trabajadores en diversas áreas del estadio, incluyendo las tribunas, oficinas, palco presidencial, zona VIP, áreas sanitarias, y los sistemas eléctricos y de plomería.

En noviembre, la segunda fase de la renovación se centrará en la grama y la pizarra electrónica. La primera fase, destinada a preparar el estadio para el torneo de fútbol que se celebrará del 16 de octubre al 3 de noviembre, se completará antes de proceder a la renovación de las instalaciones de atletismo. Estas mejoras incluyen la sustitución de la pista de chevrón y la reparación de la zona de salto largo, en preparación para los JCC de 2026 en Santo Domingo.

José P. Monegro, presidente del Comité Organizador de los Juegos, indicó que el Estadio Félix Sánchez será sede de las ceremonias de apertura y clausura, así como de las competiciones de pista y campo y las finales de fútbol. La instalación de nuevas butacas se realizará después de aplicar impermeabilizantes para prevenir filtraciones. Además, el sistema de iluminación será reemplazado, siguiendo una solicitud de la FIFA.

Carlos Bonilla, ministro de Vivienda y Edificaciones, anunció en marzo que se añadirán nuevas gradas en la zona norte y se instalarán 21,000 nuevas butacas. El gobierno ha asignado RD$3,700 millones para la renovación de diversas instalaciones en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, incluyendo el Parque del Este. Este presupuesto no incluye los fondos destinados para la transformación del Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, que está a cargo del Banco de Reservas.

La última renovación significativa del estadio ocurrió para los Juegos Panamericanos de 2003, con una inversión de US$10,1 millones y la instalación de 30,000 asientos.

¡Forma parte de la conversación!