La Oficina de Atención Permanente de San Cristóbal dictó ayer un año de prisión preventiva contra Ángel Figuereo, hijo del supuesto líder de una banda delictiva dedicada al microtráfico en la zona, y el teniente coronel retirado de la Policía Nacional, Elvis de la Rosa. Ambos cumplirán la condena en el Centro Correccional Najayo-Hombre, de San Cristóbal.

Además de la medida de coerción, se les impuso una garantía económica de 30,000 pesos, presentación periódica e impedimento de salida del país.

La Policía Nacional continúa la búsqueda de José Antonio Figuereo Bautista, alias “Kiko la Quema”, señalado como el cabecilla de la red delictiva. Se le instó semanas atrás a entregarse voluntariamente, con la promesa de garantizar su vida.

¡Forma parte de la conversación!