A través del decreto 281-23, el Poder Ejecutivo estableció una veda por dos años, en todo el territorio nacional, para la captura, pesca y comercialización de las familias de peces herbívoros arrecifales, entre los que figuran los peces loro, jabón, butú, doctores, cotorra, cirujanos, ángeles, mariposas, pepinos de mar y holoturias.

El Ministerio de Medio Ambiente define el pez loro o cotorra como uno de los principales organismos que aportan arena blanca a las playas de la República Dominicana, por lo que tienen un alto valor ecológico.

El viceministro de Costeros y Marinos, José Ramón Reyes, explicó que una de las razones por las que está prohibida la captura, comercialización y consumo de esas especies marinas se debe a que “los arrecifes de coral se encuentran entre los ecosistemas tropicales de más alta biodiversidad del mundo, construidos y mantenidos por los organismos vivos muy susceptibles a la sobrepesca, entre los que figuran peces loros y doctores, los cuales son claves para la preservación de dicha comunidad marina”.

¡Forma parte de la conversación!