La Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) informó que los datos preliminares determinaron que el choque de dos tres del Metro de Santo Domingo, el pasado sábado, se debió a varias violaciones a los protocolos de operaciones establecidos, por parte de uno de los conductores.

En un comunicado dice que en las investigaciones participaron de personal de la Opret con técnicos internacionales especializados y que con el acompañamiento de organismos de seguridad del Estado dominicano, se realizan investigaciones profundas para definir la causa que lo habrían llevado a cometer esta concatenación de errores.

“La investigación hasta el momento denota varias violaciones por parte del conductor a los protocolos de operaciones establecidos, lo que produjo en un corto tiempo la movilidad del tren en la vía contraria, accionándose el sistema de seguridad sin permitirle acelerar a más de 20 km/h, deteniéndose a los 268 metros de la estación Mamá Tingó”.

Igual dice que el conductor que habría violado los protocolos, tiene 11 años trabajando en la empresa, con 1,500 horas de conducción. Y sobre el otro conductor, indica que este activó los frenos a tiempo lo que impidió que el impacto fuese mayor. El choque dejó al menos nueve personas heridas.

A continuación el comunicado íntegro de la Opret

Tras el accidente acontecido este sábado 16 de septiembre a las 10:59 de la mañana en la Línea 1 del Metro de Santo Domingo, a raíz de la colisión de dos de nuestros trenes entre las estaciones Gregorio Urbano Gilbert y Mamá Tingó, se activó un equipo de investigación compuesto por personal de distintos departamentos de la OPRET, apoyado por técnicos internacionales especializados.

Luego de una revisión del conjunto de la información existente, donde incluimos la revisión de las unidades afectadas, los registros de los sistemas de control, el entorno físico donde se produjo el accidente, la secuencia de eventos que tuvo lugar antes de los hechos y la realización de un conjunto de pruebas, se pudo identificar y delimitar los elementos que coadyuvaron al accidente.

Con ello, se articularon aquellas provisiones de seguridad que han permitido reabrir el servicio en corto tiempo. Las conclusiones preliminares indican que el accidente habría tenido lugar por la alineación de un conjunto de elementos que hicieron posible lo que técnicamente se denomina una trayectoria de oportunidad para el accidente.

La investigación hasta el momento denota varias violaciones por parte del conductor a los protocolos de operaciones establecidos, lo que produjo en un corto tiempo la movilidad del tren en la vía contraria, accionándose el sistema de seguridad sin permitirle acelerar a más de 20 km/h, deteniéndose a los 268 metros de la estación Mamá Tingó.

Este colaborador labora en la institución desde el año 2012 y escaló posiciones hasta llegar a ser conductor con el currículum y la rigurosidad con los que se han preparado todos los conductores del metro de Santo Domingo. Su hoja de servicio acumula más de 1,500 horas de labores de conducción.

El accidente tuvo lugar en una curva, lo que impidió una correcta visibilidad entre ambos trenes y redujo la capacidad de reacción del operador que conducía el tren que transitaba en dirección correcta hacia la estación Mamá Tingó. El adecuado comportamiento de este segundo conductor al activar los frenos de emergencia del citado tren disminuyó drásticamente la severidad del choque entre ambas unidades.

Después de una exhaustiva revisión de la parte mecánica, eléctrica y de sistemas, la OPRET garantiza a todos los usuarios del Metro de Santo Domingo la continuidad de las operaciones, con los estándares de calidad y seguridad que siempre nos han caracterizado.

¡Forma parte de la conversación!