La NBA anunció una suspensión indefinida para Draymond Green de los Golden State Warriors después de ser expulsado por tercera vez en la temporada por darle un manotazo en la cara a Jusuf Nurkic de los Phoenix Suns. Esta decisión se tomó considerando el «repetido historial de acciones antideportivas» de Green, quien ya había sido suspendido previamente por cinco partidos en esta temporada.

La suspensión comenzará de inmediato, y Green tendrá que cumplir ciertos requisitos de la liga y del equipo para poder regresar a la cancha, aunque los detalles específicos no se proporcionaron en el comunicado de prensa. Según informes de periodistas de la NBA, Green recibirá apoyo y ayuda profesional para evitar situaciones similares en el futuro.

Adrian Wojnarowski y Shams Charania, conocidos periodistas de la NBA, afirmaron que Green se reunirá con el mánager general de los Warriors, Mike Dunleavy Jr., y su agente, Rich Paul, para planificar su retorno. La liga no especificó un número de partidos para la suspensión, permitiendo que Green tome el tiempo necesario para abordar los desafíos que enfrenta.

La ausencia indefinida de Green se suma a los problemas de los Warriors, que han tenido un rendimiento deficiente con un récord de 4-11 en sus últimos 15 juegos. La expulsión de Green ocurrió durante el partido contra los Phoenix Suns, donde golpeó a Nurkic en la cara, resultando en una falta flagrante de tipo 2 y su expulsión.

Green ya había sido expulsado en dos ocasiones anteriores en la temporada, siendo la más grave cuando agarró por el cuello a Rudy Gobert y recibió una suspensión de cinco partidos. Tras el último incidente, Green se disculpó públicamente con Nurkic, afirmando que no tenía intención de golpearlo y describiendo el incidente como desafortunado.

Nurkic expresó preocupación por la salud mental de Green y señaló que espera que mejore lo que sea que esté pasando en su vida.

¡Forma parte de la conversación!