En una destacada intervención en la asamblea, el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, abordó una serie de temas de relevancia global, subrayando la importancia de abordar las crisis mundiales que afectan a la humanidad.

Abinader comenzó su discurso enfatizando la continua importancia del petróleo en la economía mundial y, en particular, en la República Dominicana, donde el combustible fósil sigue siendo un recurso vital para diversos sectores. Destacó la necesidad de avanzar hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles, pero reconoció que la transición llevará tiempo.

El presidente también señaló que se han dado pasos importantes para abordar las condiciones climáticas cambiantes y la pérdida de biodiversidad. Destacó la asistencia financiera que su gobierno ha proporcionado a las zonas más vulnerables afectadas por el cambio climático, subrayando el compromiso del país con la mitigación de los efectos del calentamiento global.

Abinader no pasó por alto el desafío del sargazo y su impacto en la industria turística dominicana. Explicó que el sargazo representa una amenaza para el turismo, una fuente clave de ingresos para el país, y se comprometió a seguir trabajando en soluciones para abordar este problema ambiental.

Además de los temas ambientales, el presidente Abinader también abordó su candidatura para el período 2024-2026. Comentó que su decisión de postularse nuevamente se basa en su compromiso con el país y su deseo de continuar trabajando en temas críticos como el desarrollo económico y la estabilidad.

Uno de los puntos destacados de su discurso fue la discusión sobre la frontera con Haití. Abinader enfatizó que la frontera no es solo una línea geográfica, sino un tema que abarca la inestabilidad política y climática en Haití. Adicionalmente, mencionó la creciente preocupación por la seguridad en la frontera y expresó que el problema de Haití ya no está únicamente en manos del país vecino, sino que requiere la intervención de la comunidad internacional.

Finalmente, el presidente Abinader llamó la atención sobre la urgente necesidad de acción en Haití, respaldando la intervención del Consejo de Seguridad de la ONU. Subrayó que la situación en Haití no solo afecta a ese país, sino que representa una amenaza para toda la región y, por lo tanto, es responsabilidad de la comunidad internacional tomar medidas concretas para abordar esta crisis compleja y multifacética

¡Forma parte de la conversación!