Este pasado 21 de febrero, durante una reunión con donantes del Partido Demócrata en San Francisco, Joe Biden se refirió a Vladimir Putin como un individuo problemático y peligroso, utilizando un lenguaje fuerte y calificándolo como un «loco hijo de puta». Estas palabras, que surgieron durante un evento público de recaudación de fondos, provocaron una rápida respuesta del Kremlin, que las consideró vergonzosas.

En su discurso, Biden expresó su preocupación por la amenaza nuclear que representa Putin, así como por otras preocupaciones globales, como el cambio climático. Estas declaraciones se suman a otras críticas anteriores del presidente estadounidense hacia Putin, a quien ha calificado previamente como «carnicero» y «criminal de guerra» debido a la invasión de Ucrania en 2022 y otras acciones controvertidas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, respondió a los comentarios de Biden, calificándolos de vergonzosos y poco diplomáticos. Peskov enfatizó que tales expresiones groseras no afectarán la posición de Putin ni la relación entre Rusia y Estados Unidos. Además, sugirió que Biden estaba adoptando un enfoque propio de películas de Hollywood, con el objetivo de satisfacer sus intereses políticos nacionales.

¡Forma parte de la conversación!