Les contamos lo que está pasando en China. Resulta que hubo un huracán llamado ‘Doksuri’ que afectó a más de 880,000 personas en la provincia de Fujian, al sureste del país.

Este huracán, que fue el quinto de la temporada, causó muchos problemas. Hubo vientos fuertes y lluvias intensas que dañaron más de 6,300 hectáreas de cultivos en Fujian. Además, 44 casas se derrumbaron y 178 viviendas sufrieron graves daños. Las pérdidas económicas directas se estiman en unos 54.38 millones de euros.

La situación sigue siendo preocupante, ya que la estación meteorológica de la provincia advierte que las lluvias seguirán y podría haber deslizamientos de tierra e inundaciones en ciudades costeras y regiones del norte.

No solo eso, en otras partes de China también hay alertas. En Pekín, Hebei y Shanxi, han declarado una alerta naranja por torrentes de montaña. Y han emitido alertas rojas y amarillas en distintas áreas por posibles inundaciones en ríos pequeños y medianos.

Los chinos tienen un sistema de alertas meteorológicas con cuatro niveles, siendo el rojo el más grave, seguido del naranja, amarillo y azul.

Es importante que todos estén al tanto de estas alertas y tomen precauciones para mantenerse seguros frente a estos desastres naturales.

El huracán también causó problemas en Filipinas. Lamentablemente, hasta ahora se han confirmado 14 muertes, pero hay ocho más que están esperando ser confirmadas. Es una noticia triste, y esperamos que no haya más afectados por este desastre. Mantengámonos alerta y solidarios con quienes están pasando por esto.

¡Forma parte de la conversación!