El gobierno francés ha admitido que los ingresos fiscales a finales de 2023 fueron inferiores a lo previsto, lo que llevó a un déficit público que superó el 5% del PIB. Como respuesta a esta situación, se implementará un recorte inmediato de gastos de €10,000 millones este año, aumentando a €20,000 millones en 2025.

En una entrevista con el canal BFMTV, el ministro delegado de Hacienda, Thomas Cazenave, detalló que la desaceleración económica resultó en una recaudación de €8,000 millones menos de lo anticipado en los últimos meses de 2023.

Cazenave explicó que, debido a estos factores, el déficit público estará por encima del 5% del PIB, incumpliendo la meta del 4.9%. La cifra exacta se conocerá después de la estimación del Instituto Nacional de Estadística (INSEE) el próximo día 25.

Dado el ajuste a la baja en las previsiones de crecimiento para 2024 (1% en lugar del 1.4%), el gobierno anunció un decreto para anular €10,000 millones de gastos en todos los ministerios este año. Para 2025, se espera un recorte aún mayor, alcanzando los €20,000 millones.

A pesar de ello, Cazenave destacó que esta cifra es manejable, considerando que el gasto público en Francia asciende a €1.6 billones de euros anuales. El objetivo principal de estas medidas de ajuste es cumplir con la meta de reducir el déficit por debajo del 3% del PIB para 2027, establecida en el Pacto de Estabilidad.

¡Forma parte de la conversación!