Afirman que el video divulgado confirmando el supuesto abuso sexual de Roque hacia su hijo era exclusivo para la fiscalía

La doctora Jacqueline Amalia Miranda, exesposa del político Roque Espaillat, y su hijo Luis Alejandro Espaillat Miranda, deploraron la divulgación de un video en la que este último confirmó las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre el excandidato presidencial del Partido Esperanza Democrática (PED).

Miranda y Espaillat Miranda afirman que ese video era enviado exclusivamente a la fiscal que lleva el caso de la Unidad de Atención y Persecución de la Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales de la Procuraduría Fiscal de Santiago.

Mediante un comunicado de prensa, ambos alegaron sentirse sorprendidos de que se haya filtrado a la prensa la grabación que realizara hace unas semanas el hijo del excandidato presidencial sobre el caso judicial que llevan a cabo contra Espaillat, por presunto abuso sexual en contra de su vástago en los años 2008 y 2009.

Asimismo, indicaron que el 18 de junio, la fiscal apoderada convocó a las partes para conocer de estos hechos, advirtiendo a Espaillat de abstenerse de incurrir en actuaciones de hostigamiento e intimidación, haciendo este último caso omiso.

“De ahí que, para entonces, no se adoptó ninguna decisión a favor del Dr. Roque Espaillat”.

Se quejaron de que, al día siguiente, de modo también deplorable, Roque Espaillat y su equipo de comunicación, publicaron que él había ganado dicho proceso, lo que es totalmente falso, por las razones expuestas.

“Es preciso informar que la Dra. Jacqueline Miranda Pereyra y Luis Alejandro Espaillat Miranda en estos momentos están apoderando a sus abogados para que interpongan acciones judiciales en contra de seudos comunicadores, acostumbrados a la difamación quienes, desde sus programas en YouTube, se han prestado para ejercer una abusiva e ilegal campaña de intimidación, persecución y descrédito en su contra”, dice el comunicado.

Finalmente, aseguraron que, ni a la doctora Miranda ni a su hijo, les interesa que estos casos se ventilen en la opinión pública dada la delicada naturaleza privada que estos tienen y por la instancia judicial que está apoderada de ellos.

¡Forma parte de la conversación!