La ministra de Cultura de Perú, Leslie Urteaga, confirmó que la venta virtual de entradas para Machu Picchu seguirá a cargo de una empresa privada, Joinnus, hasta que la nueva plataforma estatal asuma completamente esta tarea.

Aunque se aceptó la culminación anticipada del contrato con Joinnus tras las protestas, Urteaga explicó que esto no ocurrirá de inmediato, ya que se necesita un proceso de transición.

Se mantendrá la venta de 1,000 entradas de forma presencial en Machu Picchu, a solicitud de los pobladores de la región de Cuzco, quienes bloquearon el acceso al sitio arqueológico en protesta. La paralización se levantó después del anuncio del Gobierno.

¡Forma parte de la conversación!