EFE.-El Instituto Nacional del Cine de Argentina (INCAA) resolvió este lunes aplicar un fuerte recorte de gastos asociados a este órgano público destinado al fomento de la actividad cinematográfica en Argentina y a la promoción de su cinematografía en el exterior del país.

Según un documento al que tuvo acceso EFE, el presidente del INCAA, Carlos Pirovano, suspendió «toda erogación (gasto) económica vinculada a apoyos y aportes institucionales».

El Instituto acordó no renovar las contrataciones por obra vigentes hasta el próximo 31 de marzo.

Además, la presidencia del INCAA acordó suspender los apoyos económicos provinciales a la industria cinematográfica.

La dirección del organismo también resolvió la suspensión de los pagos de horas extras al personal del Instituto, así como la suspensión de los desplazamientos de su personal

El INCAA también dispuso el cese de los contratos telefónicos de los empleados del ente, los gastos relativos a la representación de los funcionarios del organismo y los servicios adicionales de seguridad en sus inmuebles.

La industria cinematográfica argentina es una de las más importantes de América Latina y goza de un amplio reconocimiento interno y externo.

A lo largo de la última campaña electoral y en sus primeros meses como mandatario del país suramericano, el presidente argentino, Javier Milei, expresó en varias ocasiones sus propuestas de recorte de gasto del INCAA y de otros organismos públicos culturales.

El recorte en la financiación del organismo de promoción cinematográfica formaba parte del proyecto frustrado de la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, más conocida como ‘ley ómnibus’, rechazado en febrero por los diputados del país suramericano.

Dentro de la industria del cine argentino, la desregulación propuesta por el Ejecutivo libertario ha motivado numerosas protestas bajo el lema: «El cine argentino unido».

¡Forma parte de la conversación!