El Gobierno de EE.UU. confiscó este viernes más de 140 armas de fuego y detuvo a 13 personas sospechosas por su compraventa ilegal de armas de fuegos y en algunos casos contrabandearlas a Venezuela, Colombia y Haití, entre otros países de la región.

Markenzy Lapointe, fiscal federal para el Distrito Sur de Florida, explicó que frecuentemente las armas de fuego ilegales «llegan a manos de criminales, miembros de pandillas y otros delincuentes violentos, y algunas de esas armas llegan a países en nuestro hemisferio».

El Departamento de Justicia informó que a Hiledin Quintero Martínez, conocida como Mily Álvarez, de 36 años, se le acusa de cuatro cargos por conspiración, por el envío de unas 10 armas de fuegos hacia Venezuela y Colombia entre junio de 2020 y enero de 2021.

Mientras que, Samuel Pierre, de 34 años, y Reginald Louis Chosson, de 28, fueron acusados de contribuir a la adquisición de armas de fuego mediante declaraciones falsas, y el contrabando de armas y munición desde Miami a Haití.

A la lista de los acusados se suman Ronald Zapete, de 39 años, y Amanda Roden, de 31, por comprar armas de fuego en Dania Beach (Florida) y enviarla sin permiso a República Dominicana.

Jamaal Calloway, de 41 años, fue acusado por la compraventa de armas de fuego sin poseer licencia, incluidas las ventas de pistolas, rifles, al menos 70 metralletas y unos 39 artefactos que permiten la conversión de armas semiautomáticas para el disparo repetido sin accionar el gatillo más de una vez.

Otras personas fueron acusadas por la adquisición o venta ilegal de armas de fuego y por el contrabando de estas a Jamaica, Bahamas y Saint Martin, así lo afirmó el Departamento de Justicia.

¡Forma parte de la conversación!