La dominicana Grei Méndez, propietaria de la guardería “Divino Niño” donde murió el niño Nicholas Dominici de 1 año y 10 meses de edad, su esposo, Félix Herrera García y su primo, Carlisto Brito, fueron acusados formalmente en la Corte Estatal de El Bronx de 18 cargos incluyendo asesinato en segundo grado.

Las acusaciones se instrumentaron después que el esposo de Grei que había huido a Texas desde donde cruzó a México siendo capturado en Sinaloa la semana pasada, fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar los cargos.

Los acusados se declararon “no culpables” de las acusaciones.

Un comunicado de la oficina de la fiscal del distrito de El Bronx, Darcel Clark, informa que El fiscal de distrito del Bronx, Darcel D. Clark, dijo que la operadora de una guardería,

su marido y su primo han sido acusados de asesinato en circunstancias que demuestran una indiferencia depravada hacia la vida humana, agresión y otros cargos por supuestamente exponer a cuatro bebés expuestos al fentanilo almacenado en la guardería, lo que provocó la muerte de Nicholas Dominici de 22 meses de edad.

“Un hermoso niño perdió la vida y tres preciosos niños de ocho meses a dos años enfermaron gravemente por intoxicación por fentanilo. Esto es una catástrofe. Nuestro dolor sólo es comparable con la indignación porque estos bebés eran escudos para proteger.

una operación antinarcóticos. La muerte de Nicholas fue totalmente e insoportablemente innecesaria y evitable”, añade el comunicado.

“Conseguiremos justicia para él, los demás niños y sus familias”, advirtió la fiscal.

¡Forma parte de la conversación!