El español Daniel Sancho Bronchalo, hijo el actor Rodolfo Sancho, ha reconocido este domingo en declaraciones a Efe que es culpable del asesinato y descuartizamiento en Tailandia de su amigo colombiano Edwin Arrieta Arteaga, y que lo hizo porque se sentía su rehén en una “jaula de cristal”. Sancho fue detenido en la isla tailandesa de Koh Phangan acusado de asesinar y descuartizar al colombiano, cirujano plástico de profesión.

“Soy culpable, pero yo era el rehén de Edwin. Me tenía como rehén. Era una jaula de cristal, pero era una jaula. Me hizo destruir la relación con mi novia, me ha obligado a hacer cosas que nunca hubiera hecho”, ha asegurado Sancho durante una conversación frente a sus abogadas de oficio tailandesas y varios agentes en la comisaría de policía de Koh Phangan, donde se encuentra detenido.

El Tribunal Provincial de Koh Samui ha aprobado este domingo una orden judicial contra el español, que será próximamente trasladado desde la localidad donde está arrestado hasta Koh Samui, donde pasará a disposición judicial. El joven español está acusado de asesinato premeditado, ocultación y sustracción de partes del cuerpo para encubrir la muerte o la causa de esta.

Al ser preguntado si se sintió forzado por la policía a declararse culpable, contestó: “No me sentí cómodo, pero tampoco forzado. Sentí que tampoco tenía ninguna otra opción. Me tomaron pruebas de ADN y eso es todo”, añadió. El sospechoso, que pasará el lunes a disposición judicial en la vecina isla de Koh Samui, negó que tuviera una relación sentimental con la víctima, al que acusó de estar obsesionado con él y amenazarlo.

“Él estaba obsesionado conmigo. Me engañó, me hizo creer que lo que quería era hacer negocios conmigo, meter dinero en la empresa de la que soy socio. Que hiciéramos cosas juntos, que fuéramos a México, Chile, Colombia a abrir un restaurante. Pero era todo mentira. Lo único que quería era a mí, que fuera su novio”, señaló.

Sancho, que llegó a Tailandia el 30 de julio y a la isla de Phangan el 1 de agosto, relató que el cirujano colombiano decidió unirse a su viaje. “Cada vez que intentaba alejarme de él, me amenazaba”, añadió. El sospechoso insistió durante la conversación con Efe en que las autoridades tailandesas lo estaban tratando bien, y en que nadie le “ha pegado ni le ha hecho daño”, y reveló que había hablado durante su detención con su padre y amigos. En relación con su padre, el actor Rodolfo Sancho, dijo que creía que estaba de camino a Tailandia y que llegaría a Samui el lunes o el martes.

¡Forma parte de la conversación!