Según el Acuerdo de Montana y el partido de Jean Bertrand Aristide, fueron violados los acuerdos para nombrar al presidente de esa entidad y para escoger al nuevo primer ministro del Consejo Presidencial de Haití.

Las acusaciones surgieron luego de que el pasado martes no se llevaran a cabo las elecciones para elegir al presidente del Consejo Presidencial como se había estipulado, sino que se escogió a Edgard Leblanc Fils mediante un consenso de cuatro de los siete miembros con derecho a voto.

Estos cuatro consejales dijeron además haber elegido a Fritz Bélizaire como primer ministro, sorprendiendo a muchos haitianos con su declaración y su inesperada alianza política.

Los concejales que se oponen a Bélizaire, quien se desempeñó como ministro de Deportes de Haití durante la segunda presidencia de René Préval de 2006 a 2011, ahora están sopesando opciones que incluyen luchar contra la decisión o renunciar al consejo.

El consejo tenía previsto celebrar una votación el martes y elegir a su presidente, se habían planteado un conjunto de reglas para la selección, que incluía la creación de una mesa electoral y la realización de elecciones entre los miembros.

Puedes leer: Colombia reporta robo de aproximadamente un millón de armas del ejército, «probablemente» hacia Haití

Denuncian complot contra pueblo de Haití

El Acuerdo de Montana, un grupo de la sociedad civil representado por un concejal con derecho a voto, representado por Fritz Alphonse Jean, denunció «un complot contra la población» urdido por cuatro concejales contra el pueblo haitiano «en medio de la noche».

También la organización política Fanmi Lavalas, partido del ex presidente Jean Bertrand Aristide, criticó la elección. Lavalas, dijo que deplora una «serie de maniobras políticas clandestinas destinadas a perpetuar la tradición de corrupción y negligencia que ha mantenido al país en las cadenas de la miseria»

La política en Haití se ha caracterizado durante mucho tiempo por tratos secretos, pero a muchos les preocupa que el país no pueda permitirse una mayor inestabilidad política a medida que las pandillas sitian la capital, Puerto Príncipe, y más allá.

¡Forma parte de la conversación!