EFE.-El líder político maliense Adama Ben Diarra fue condenado este jueves a un año de prisión firme y otro año en suspenso por un delito de atentado contra la reputación del Estado, relacionado con sus críticas a la junta militar en el poder expresadas a través de las redes sociales.

El juicio contra Diarra, líder del grupo «Yeréwolo, Debut Sur Les Remparts» («Compatriotas, de pie sobre las murallas», en referencia a la primera frase del himno de Mali), se produjo en el tribunal especializado en la lucha contra la cibercriminalidad de Bamako, informaron a EFE fuentes jurídicas y de su plataforma.

Desde la semana pasada, un segundo miembro de su grupo está detenido. Se trata de su portavoz, Sidiki Kouyaté, que está en espera de ser juzgado.

El activista condenado era antes favorable a la junta militar en el poder en Mali tras dos golpes de Estado, pero en las últimas semanas se convirtió en un opositor criticando la lentitud de la junta militar en llevar a cabo una transición democrática.

Ben Diarra y su movimiento «Yeréwolo» multiplicaron en las últimas semanas sus declaraciones críticas, en las que reclaman el retorno al orden constitucional, el respeto del plazo de la transición, más justicia y la renovación de la élite política.

El político era uno de los principales apoyos de la junta militar que tomó el poder en Mali tras el golpe de Estado de agosto de 2020.

La detención de Ben Diarra, que fue miembro del Consejo Nacional para la Transición (CNT, órgano legislativo nombrado por los golpistas), ha provocado una gran sorpresa y numerosas interrogantes entre sus seguidores.

Según algunas fuentes, Yeréwolo, que ha ampliado sus redes hasta Irán y el Líbano con el grupo chií Hizbulá, estaría planeando convertirse en un partido político con aspiraciones de conquistar el poder en un país dominado por el islam suní.

¡Forma parte de la conversación!