Collette Divitto, una mujer de 31 años con síndrome de Down, está desafiando las expectativas y haciendo una diferencia significativa en el mundo a través de su pequeña empresa.

A pesar de enfrentar rechazos en su búsqueda de empleo después de graduarse de ClemsonLIFE, un programa de la Universidad de Clemson, Collette no se desanimó. En lugar de ello, decidió emprender y fundó su propia compañía de galletas, llamada Collettey’s Cookies, donde se desempeña como directora ejecutiva.

Collette ha vendido más de 550,000 galletas desde el inicio de su empresa, que ha ganado una considerable cantidad de seguidores. Además de dirigir su exitoso negocio, ha establecido el Programa de Liderazgo de Collette, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo ayudar a personas con discapacidades intelectuales o síndrome de Down a encontrar empleo digno.

La empresaria está comprometida con brindar oportunidades laborales a aquellos que a menudo enfrentan dificultades para ser contratados.

Con alrededor del 85% de las personas con discapacidades desempleadas, Collette entiende la lucha personalmente y se esfuerza por hacer una diferencia. Aproximadamente la mitad de los empleados en su empresa tienen necesidades especiales, y parte de las ganancias se destinan a respaldar su organización sin fines de lucro.

Collette Divitto se ha convertido en una defensora apasionada de las personas con discapacidades, utilizando su propia experiencia para inspirar y crear conciencia sobre la importancia de ofrecer oportunidades equitativas en el mundo laboral.

¡Forma parte de la conversación!