SpaceX lanzó este jueves desde Boca Chica (Texas) el cuarto vuelo de prueba del Starship -la nave más grande y más poderosa del mundo que busca alcanzar el espacio exterior- después de los dos intentos de 2023, que terminaron en explosiones, y de otro en marzo pasado en el que ninguna de las dos etapas logró regresar a la Tierra.

El despegue, que se llevó a cabo alrededor de las 7:50 hora local (12:00 GMT), ha sido en principio exitoso.

Ambas etapas del cohete se separaron, pero falta esperar que cada una llegue a su destino.

El propulsor Super Heavy tiene previsto un «amerizaje suave» en el Golfo de México, cerca de Boca Chica, al cabo de 6 minutos y 43 segundos del despegue.

Por su parte, el trayecto para la cápsula Starship durará poco más de una hora, con un amerizaje en el océano Índico.

Esta madrugada, y como se ha vuelto costumbre, decenas de curiosos pernoctaron en la playa Isla Blanca, de la Isla del Padre Sur, a 1,5 kilómetros de Starbase, el complejo espacial de Elon Musk, en Boca Chica, una ciudad estadounidense fronteriza con México.

¡Forma parte de la conversación!