Temporo Santana Guerrero, un dominicano de 53 años oriundo de Baní, ha sido detenido en Texas por el asesinato de Diomaris Mejía, de 21 años, en Lawrence, Massachusetts, el 25 de diciembre. La policía de Lawrence reveló que Santana Guerrero también estaba siendo buscado por cargos relacionados con narcotráfico.

William Castro, jefe de la policía local, informó a los medios que Santana Guerrero fue formalmente acusado de homicidio en el primer caso de asesinato por violencia doméstica de una mujer en 2024. El arresto tuvo lugar en Texas, donde intentaba cruzar la frontera entre Estados Unidos y México para escapar de la justicia.

Además del asesinato, Santana Guerrero enfrenta una orden de arresto por cargos de tráfico de drogas, aunque no se proporcionaron detalles sobre ese caso. El homicidio ocurrió después de que ambos participaron en una celebración familiar el 24 de diciembre. Al día siguiente, en el Día de Navidad, Santana Guerrero apuñaló a Mejía varias veces, y su cuerpo fue encontrado en un apartamento del sótano.

El fiscal de distrito del condado Essex, Paul F. Tucker, anunció que Santana Guerrero fue arrestado como fugitivo de la justicia y por el asesinato de Mejía. La víctima dejó dos hijos en la República Dominicana cuando su padre la llevó a Estados Unidos.

Santana Guerrero será procesado en un tribunal de Texas el 10 de enero, donde se determinará el proceso de extradición a Massachusetts. En caso de ser declarado culpable, enfrentará una condena de cadena perpetua.

Una vigilia en memoria de Mejía se llevó a cabo frente al edificio donde vivía, donde familiares y miembros de la comunidad se reunieron con velas, flores y mensajes escritos. El padre de la mujer, devastado, la describió como una joven saludable a la que trajo a Estados Unidos para que trabajara y ayudara a sus hijos en la República Dominicana.

Se reveló que el homicida la forzó a abandonar su trabajo de limpieza, y a pesar de las advertencias de la familia y amigos, ella mantuvo la relación con el agresor, quien había estado previamente en prisión.

¡Forma parte de la conversación!